Montecristo Edmundo

vitola Edmundo (52/135) 60 minutos fortaleza media

En frio, vegetal seco, café, cuero, tierra seca, pimienta negra y cáscara de nuez.

El primer tercio las notas de cuero, café tostado heno, cáscara de nuez y el fondo terroso son suaves y bastante agradables.

En el segundo tercio la fortaleza se vuelve un tanto agresiva, y empieza a prevalecer sobre las notas de nuez tostada, café, cuero y cierto resto de melaza.

En el último tercio hay un incremento de la concentración de la intensidad del sabor y el aroma un poco descompensado, las notas son de tierra caliente, melaza, cuero, ligero pan tostado y un toque floral no definido.

La fortaleza en teoría media, está algo desbocada, de sabor intenso, tenemos un sabroso medio(+), untuosidad media, acidez media(+), tanicidad media(+) y amargor medio. Alta concentración de sabor y aroma que resulta extraño en un cigarro de fortaleza supuestamente media, llegando en ciertos momentos a saturar el paladar.

Montecristo 1935 Maltes

Vitola Sobresalientes (53/153) fortaleza alta duración 80 minutos de fumada

En frío es muy terroso (lluvia de verano), bergamota, vegetal, nuez de macadamia, miel, cuero y almizcle.

El primer tercio tiene una marcadísima terrosidad además de cuero, herbáceos, miel, especias punzantes y pimienta negra.

el segundo tercio las notas se mantienen tornandose más vegetal pero se percibe un aumento de fortaleza que llega ya a alta, pero muy bien balanceada por una cremosidad, salibación y umami que han ido aumentando a la par de esta fortaleza.

El último tercio es terroso y vegetal, con notas tímidas de torrecfactos y de madera aromática tostada.

En general excelente cigarro, que aún no siendo de mi gusto el estilo, la fortaleza ni las características es más que apreciable su alta calidad. Es cierto que resulta a veces poco redondeado y muy “saturante” en el paladar, por lo que, como apuntó El Brand ambassador en la cata, un extra de añejamiento le sentará muy bien. De hecho, el segundo cigarro se queda en el pueblo para envejecer un par de años.